somos gaucha

GAUCHA es un proyecto que nace entre cuatro amigos ingenieros agrónomos que nos dedicamos a la actividad ganadera, que la vivimos y sentimos como propia, y que sabemos respetuosamente cómo se produce y qué variantes determinan su valor nutricional, sabor y calidad.

Valoramos, desde la tierra que sostiene y nutre los campos, la importancia del agua de lluvia que los riega y llena de vida, hasta los animales de buena genética que la pastorean. Pero son los gauchos quienes las cuidan y protegen mientras encienden un fuego para honrar la tradición argentina. Ese ritual que sigue vigente y forma parte de nuestro folklore. Eso que compartimos, que nos convoca, que nos une, que nos completa.

GAUCHA es una persona noble, valiente y generosa. Cuando se usa para adjetivar a un animal hacemos referencia a su buen rendimiento y a que brinda satisfacción.

Es por eso que somos GAUCHA, porque podemos ofrecer una experiencia en calidad de carnes, cortes presentados al vacío, provenientes de las mejores cuencas productivas del país y seleccionados especialmente para brindarte lo mejor. Somos más que una carnicería, somos una forma nueva de disfrutar la carne.

carnes al vacío

¿Qué beneficios tiene la carne al vacío, además de la limpieza de su empaquetado, la facilidad de su guardado y la presentación?

Al envasar al vacío y sacar el oxígeno de una bolsa con carne dentro, evitamos que la misma se oxide y degrade, prolongando la vida útil.

En la vida agitada de las grandes ciudades,  no es necesario pensar si voy o no a comer carne la noche anterior porque tengo que descongelarla, o salir corriendo a comprar carne si tengo ganas de comer. Podemos almacenar la carne al vacío en heladeras por mucho mas tiempo, abriendo el paquete cuando lo quiero comer.

Este proceso también genera una maduración de la carne dentro del paquete que casi nunca se llega a realizar. Está el mito que las mismas carnes que comemos acá, en el exterior tienen más terneza y la carne es más rica. Esto se debe a la maduración de la carne en las cámaras al vacío de los contenedores mientras la transportan. Ese mismo proceso ocurre en cada uno de nuestros paquetes, y las mismas enzimas que libera la carne la maduran y la hacen más tierna a tu paladar.

Por otro lado la carne se conserva mejor, estabilizando el sabor y frescura, ya que la carne no pierde líquidos.

Como con los vinos, te recomendamos que abras la bolsa al vacío media hora antes de cocinarla y la dejes en la heladera, vas a ver que cambia un poco al tomar contacto con el aire, toma su color característico rojo brillante y libera un rico olor a ácido láctico, que desaparece rápidamente.